LOGOTIPO CHILE+HOY-01

Hasta antes de la aprobación, el aporte individual contenía esquemas de doble tributación que llevaban a una penalización de hasta un 75%. Se incorporan nuevos fines para donar, como medio ambiente, salud y derechos humanos.

Nota del diario El Mercurio

https://portal.nexnews.cl/showN?valor=ivimd

El miércoles, el último día del año legislativo, la Cámara de Diputados y el Senado aprobaron sin votos en contra el informe de la Comisión Mixta sobre un nuevo régimen de donaciones de beneficio público. Se trata del mayor cambio legal desde la creación de la normativa.

La iniciativa del Ejecutivo fue propuesta por la Comunidad de Organizaciones Sociales y ha sido impulsada a través de la Mesa Circular, instancia que agrupa a más de 350 organizaciones de la sociedad civil en temas sociales, ambientales, culturales, académicos y filantrópicos. La iniciativa incluye, junto con la Comunidad de Organizaciones Sociales, a la asociación Así Conserva Chile, al Centro de Políticas Públicas de la Universidad Católica y a The Pew Chartible Trusts.

En Chile hay más de 25.000 asociaciones, fundaciones y corporaciones que trabajan en temas de interés público; como son pobreza, discapacidad, deporte, cultura y otros ámbitos. Su trabajo se caracteriza por anticiparse en la identificación de problemáticas no resueltas, concentrarse en territorios o ámbitos de mayor vulnerabilidad, complementar y colaborar con la labor del Estado en la promoción del bien común, y promover políticas públicas que aborden estos temas.

Principales cambios

Desde las organizaciones comentan que al incorporar ampliamente los fines de beneficio público, el sistema tributario dejará de penalizar, como regla general, la contribución que los ciudadanos hacen vía donaciones. Hasta antes de la aprobación del proyecto, salvo excepciones, el aporte individual al bien público contenía esquemas de doble tributación que llevaban a una penalización de hasta un 75%, sumando el impuesto a la renta del donante y el impuesto a las donaciones.

De los fines de beneficio público que se incorporan en la norma están: el medio ambiente, desarrollo comunitario, salud, equidad de género, derechos humanos, pueblos indígenas, migrantes, promoción de la diversidad, fortalecimiento de la democracia, ayuda humanitaria en países extranjeros y defensa de los animales. Esto se suma a los regímenes ya existentes para donaciones a la cultura, patrimonio, causas sociales, discapacidad, cáncer, educación, ciencia y deporte.

Otros ajustes

Otros cambios al actual sistema apuntan a que se hace más simple la obtención de la calificación como entidad donataria; pueden efectuar donaciones todo tipo de contribuyentes, no solo las empresas operativas con utilidades tributarias, incluyendo los del Impuesto de Primera Categoría, Segunda Categoría, Global Complementario y Adicional, y permite ampliamente la donación de bienes corporales e incorporales.

También clarifica que las donaciones provenientes del extranjero no están afectas al impuesto a las donaciones y la donación internacional de mercaderías no está afecta a IVA ni a aranceles.

Asimismo, las donaciones efectuadas en un año conforme a esta nueva normativa podrán ser deducidas como gasto para efectos tributarios. En el caso de empresas, esto será hasta el monto que resulte menor entre 20.000 UTM y 5% de la base imponible; 4,8 por mil del capital propio tributario o 1,6 por mil del capital efectivo. En el caso de personas, será hasta el monto que resulte menor entre 10.000 UTM y 5% de la base imponible. Si las donaciones acogidas a esta ley superaren estos límites, siguen exentas del trámite de insinuación y del impuesto a las donaciones.

La normativa determina que las entidades deberán solicitar la inscripción a una Secretaría Técnica. Ello, mediante la presentación de un formulario electrónico a través de un portal de donaciones, que se creará en el sitio web del Ministerio de Hacienda.

El portal incluirá, a lo menos, información sobre vínculos de parentesco entre los miembros del directorio. También, entre estos, los trabajadores y proveedores de la entidad y grupos de interés relacionados, si los hubiere.

La Secretaría Técnica deberá verificar el cumplimiento de los requisitos y, una vez verificados, deberá proceder a la inscripción sin más trámites.

No podrán inscribirse en el registro las entidades que participen en actividades de naturaleza político-partidista o que efectúen donaciones destinadas a dichas actividades. Tampoco, las entidades que reciban donaciones de personas jurídicas en cuyos directorios participen candidatos a cargos de elección popular.

‘La aprobación de la ley es reflejo de la aprobación transversal del rol de la sociedad civil cómo aliado del Estado en el trabajo de lo público, de lo social. No habría sido posible sin la articulación que se logró desde la sociedad civil’, dice Hans Rosenkranz, director ejecutivo de la Comunidad de Organizaciones Solidarias.

‘Esta ley es una revolución copernicana, ya que potencia el desarrollo de la sociedad civil sin castigo tributario. Hoy, salvo donaciones al Estado y en caso de catástrofes, prácticamente solo las empresas operativas pueden donar dinero para educación, cultura, pobreza, discapacidad, cáncer, deporte y ciencia, con márgenes muy estrechos’, señala Roberto Peralta, abogado voluntario de la Comunidad de Organizaciones Solidarias.