Oportunidad de envejecer

Ximena Cruz Pacheco
Coordinadora Región de Los Ríos
Fundación Oportunidad Mayor
21 de octubre de 2017

Cuando hablamos de envejecer, del adulto mayor o de ser viejo, la imagen que se nos viene a la cabeza es de una persona llena de arrugas y con algún tipo de discapacidad. Por lo general le tenemos miedo a ser o parecer viejo. Teñirse las canas o borrar las arrugas son prácticas comunes y el “qué joven te ves” suele ser un buen piropo, pero ¿por qué?

Vivimos en una cultura que enaltece la juventud y denigra a la vejez. Los medios de comunicaciones nos llevan a que inconscientemente creemos en nuestra mente una imagen de juventud feliz y vejez deteriorada.

Cuando se piensa en políticas para el adulto mayor se piensa en hospitales y en pensiones que alcancen para comprar costosos remedios. La realidad es que el 85,5% de la población adulto mayor no tiene ningún grado de dependencia y espera poder vivir de manera plena hasta su último día. Las políticas públicas para el adulto mayor no sólo deben estar relacionadas a Establecimientos de Larga Estadía de Adultos Mayores; pensemos en ciclovías, en más espacios comunes, en baños públicos, en turismo y en oportunidades.

Tenemos que mirar la tercera edad como algo positivo y darnos la oportunidad de envejecer para hacer cosas, ser un aporte y entregar todo el conocimiento adquirido. La oportunidad de disfrutar y de hacer lo que se quiera: trabajar, viajar o descansar.

Tener una población envejecida no debe verse como un problema. El envejecimiento es un proceso que se vive todos los días, como bien dijo Platón “Envejezco cada día aprendiendo muchas cosas nuevas”. Llegar a ser viejos no es más que llenarse de conocimiento.

Hoy en día el 17,5% de la población es adulto mayor y la cifra crece rápidamente. Debemos aprender a sacarle provecho a este cambio demográfico y construir una sociedad que valore a sus adultos mayores, conozca sus necesidades y sepa darles el espacio para que ellos puedan vivir de manera plena ¿Por qué tener miedo a ser viejo? ¿Por qué verlo como algo negativo si uno de los momentos más lindos del día es la puesta de sol?

Enlace al artículo original