MBA Chile 2019: empresarios llaman a estudiantes a ser parte del debate público

Entre los temas abordados figuraron los desafíos sociales de Chile, como la migración, la equidad de género y la desigualdad territorial.

Cerca de 230 chilenos que estudian programas de MBA en Estados Unidos, además de expositores, auspiciadores y acompañantes, se reunieron el pasado viernes y sábado en Nueva York para participar de la conferencia MBA Chile 2019. La instancia anual —cuyo objetivo es abordar temas relevantes para el desarrollo del país y crear redes de contacto entre alumnos— comenzó con mesas de trabajo guiadas por actores líderes en distintos sectores, y cuatro paneles centrados en economía, el nuevo rol del empresariado, los desafíos sociales del Chile moderno y el emprendimiento e innovación.

Entre los expositores —por primera vez hubo cinco mujeres— estuvieron los economistas José De Gregorio y Soledad Arellano; los empresarios Nicolás Ibáñez, Bernardo Larraín y la exministra Karen Poniachik; el alcalde de Renca, Claudio Castro; Francisca Junemann (ChileMujeres) y Gonzalo Muñoz (fundador de TriCiclos). ‘Quisimos poner el foco en los principales desafíos que presenta nuestro país, el rol social de la empresa y su involucramiento con la sociedad, la construcción de un país con mayor equidad de género, la importancia de acoger y promover a los migrantes, así como también la creación de valor a través del emprendimiento’, señaló Juan José Silva, uno de los organizadores del foro. Andrés Pilowsky, también organizador, destacó la alianza que hubo este año con Americas Society —asociación dedicada a promover la discusión y el encuentro de líderes de América Latina—, que permitió ‘organizar un inédito encuentro con importantes ejecutivos de empresas multinacionales, aprovechando las redes de Columbia y nuestra privilegiada ubicación en Nueva York’.

En el primer panel, De Gregorio hizo un diagnóstico sobre el Estado y los desafíos de la economía mundial y chilena, mientras Soledad Arellano enfatizó en la necesidad de avanzar en un desarrollo integral donde ‘el foco tiene que estar puesto en el desarrollo integral, que pasa por poner a las personas y su calidad de vida en el centro’. Por su parte, Bernardo Larraín pidió a los estudiantes que se involucren en el debate público y la sociedad civil. ‘Es importante que cada persona que trabaja en el mundo empresarial tenga la cultura de dedicarle una parte de su tiempo a temas públicos, sociales. El mensaje fue ‘actívense’, porque los países no solo los hace la política, sino que los empresarios, la sociedad civil, la academia’, afirmó. Larraín enfatizó en que, en el contexto de una sociedad más empoderada y escrutadora, un gerente o director de empresa debe estar permanentemente hablándole a la sociedad y explicando lo que hace. ‘Subir los estándares de transparencia y de disposición al escrutinio público es un deber de todos los empresarios y de todos los ejecutivos.

Por eso es bueno que los que están iniciando el camino en la empresa, como las personas que están estudiando acá, adquieran ese músculo’, dijo. Nicolás Ibáñez indicó que las empresas, la sociedad civil y el Estado deben abordar los temas país en conjunto para compartir conocimiento. ‘Muchas veces es la sociedad civil la que conoce mucho más de cerca qué es lo que se requiere y cómo ejecutar los programas. El gobierno debe ayudar a financiar y la empresa privada puede aportar el talento administrativo en materia de gestión’, señaló. Asimismo, Karen Poniachik llamó a transmitir en Chile que hoy cambió el paradigma para hacer negocios. ‘Ese cambio de paradigma es pasar de creer que el foco está en crear valor para el accionista a creer que el foco está en crear valor para los accionistas, pero también para los empleados, usuarios, consumidores, socios y, lo más importante, la comunidad donde opera’, indicó.

Reforma tributaria

En el panel de empresarios, Poniachik mencionó que Maec Benioff, CEO de la empresa Salesforce, ubicada en San Francisco, lideró el año pasado una campaña para que la ciudad subiera los impuestos a las empresas, para destinar el dinero recaudado a las personas en situación de calle.

Fue ahí donde Larraín dijo no estar de acuerdo con que la discusión tributaria se dé en base a lo que quieren o no los empresarios. ‘Mi visión es que el tema tributario no es una discusión de generosidad, no es una discusión de filantropía, no es razonable argumentar que los grandes empresarios estaríamos dispuestos a que nos suban los impuestos. El tema relevante es si es una buena política pública o no’, explicó más tarde y agregó que no existen argumentos para no aprobar la idea de legislar. En tanto, Poniachik opinó que, más allá del nivel de impuesto, en lo que hay que avanzar es en la simplificación.